El riego por goteo suministra agua de manera lenta y uniforme a baja presión a través de mangueras de plástico instaladas dentro o cerca de la zona radicular de las plantas. Es una alternativa a los sistemas de riego por aspersores o surcos.

El riego por goteo puede reducir el uso de agua. Un sistema de riego por goteo bien diseñado pierde muy poca agua porque hay poco escurrimiento, evaporación o percolación profunda en suelo limoso. Con el riego por goteo hay menos contacto del agua con el follaje, los tallos y los frutos. Por eso, las condiciones son menos favorables para el desarrollo de enfermedades en las plantas. Con un buen programa de riego que cubre las necesidades de las plantas, es posible aumentar el rendimiento y la calidad de la cosecha.

Los agricultores y profesionales a menudo hablan del “riego por goteo subsuperficial”, RGS. Si la manguera o cinta de riego está instalada bajo la superficie del suelo, hay menos riesgo de que sea dañado debido a la radiación UV o las operaciones de labranza o eliminación de maleza. Con el RGS, se maximiza la eficiencia del riego porque hay poco escurrimiento y evaporación. La aplicación de productos químicos agrícolas es más eficiente a través del riego por goteo. Debido a que la aplicación de agua está limitada a la zona radicular, es menos probable que el nitrógeno que se encuentra en el suelo se pierda a través de la percolación profunda (lixiviación). Además, el uso de fertilizante es más eficaz, y a menudo es posible usar menos insecticida. Asegúrese de que la etiqueta del insecticida permite la aplicación a través del riego por goteo, y siga todas las instrucciones en la etiqueta. El riego por goteo también ofrece las siguientes ventajas:

  • Los sistemas de riego por goteo son apropiados para los campos de forma irregular o donde la topografía o textura del suelo no es uniforme. Hay que tener en cuenta estos factores al diseñar el sistema de riego. Los sistemas de riego por goteo también son una buena opción donde hay altas tasas de infiltración, formación de charcos o un exceso de escurrimiento en algunas partes del campo.
– Este método es útil si el agua es escasa o costosa. Con menos evaporación, escurrimiento y percolación profunda, y con mayor uniformidad de aplicación, no es necesario aplicar un exceso de agua a ciertas áreas del campo para asegurar que otras reciban suficiente agua. La aplicación de nutrientes es más precisa con el riego por goteo. De este modo, se pueden reducir los gastos en fertilizantes y la pérdida de nitratos. Además, se puede escoger el mejor momento para fertilizar y satisfacer las necesidades de las plantas.
  • Es posible diseñar y manejar un sistema de riego por goteo de tal manera que el área entre hileras se mantenga seca, permitiendo así operaciones de tractores en cualquier momento. Esto facilita la aplicación de herbicidas, insecticidas y fungicidas en el momento mas oportuno.
  • Un aumento en el rendimiento y calidad es posible mediante la programación precisa del riego, la cual se hace posible con el sistema por goteo. Se han observado aumentos en rendimiento y calidad de cebolla, chile, entre otros cultivos.
  • A veces es necesario modificar el programa de control de maleza. Algunos herbicidas necesitan lluvia o riego por aspersores para ser activados. Sin embargo, el riego por goteo puede reducir poblaciones de maleza o problemas con maleza en las zonas áridas porque la mayoría de la superficie del suelo se queda seca. Hay que instalar la cinta a la profundidad correcta para el cultivo específico y para que no impida las operaciones de labranza y control de maleza.
  • Con la excepción de sistemas permanentes, hay que recoger la cinta después de la cosecha y desecharla, reciclarla, o reutilizarla. Cualquiera de estas opciones representa un gasto adicional.
  • A pesar de la cantidad de beneficios potenciales del riego por goteo, los agricultores deben saber que la conversión a este sistema puede aumentar los gastos de producción, sobre todo si ya existe otro sistema de riego. La conversión vale la pena solo si el riego por goteo ofrece ventajas económicas.

Componentes y diseño

Hay una gran variedad de componentes y opciones para el diseño del sistema en cinta, mangueras y emisores de goteo, dependiendo del fabricante y el uso del producto. El sistema de distribución, las válvulas y las bombas deben ser adecuados para la cinta específica.

Hay que tener en cuenta las necesidades del cultivo y las propiedades del suelo antes de escoger el tipo de cinta, la profundidad de la cinta en el suelo, la distancia entre cintas y emisores, la tasa de flujo y el programa de riego. Para los cultivos perennes, por ejemplo las parras o los álamos, por lo general se usan mangueras en lugar de cinta.

El agua emitida por la manguera o cinta de riego debe alcanzar las raíces de las plantas. La selección de distancia entre emisores y profundidad de la cinta depende del sistema radicular de las plantas y las propiedades del suelo. Las plantas de semillero tienen un sistema radicular limitado, sobre todo a principios de la temporada.

Un sistema de riego por goteo debe ser planificado y diseñado con cuidado. El diseño debe tener en cuenta el efecto de la topografía (inclinación y curvas de nivel) sobre los requisitos de presión y flujo. Para asegurar uniformidad en la aplicación de agua tenga en cuenta los siguientes factores: el tipo de cinta, la longitud de las cintas, la topografía y la necesidad de limpiar las cintas de vez en cuando. De ser necesario, el sistema debe incluir válvulas de escape.

Para diseñar un sistema de riego por goteo, primero identifique las zonas de riego, es decir las áreas con características semejantes. Las zonas de riego deben basarse sobre varios factores: la topografía, la longitud del campo, la textura del suelo, la longitud óptima de la cinta y la capacidad del filtro. Los ingenieros que diseñan sistemas de riego utilizan computadoras para analizar estos factores y diseñar sistemas de riego por goteo eficientes. Una vez diseñado e instalado el sistema de riego es posible programar el riego, para satisfacer las necesidades específicas de los cultivos en cada zona.

Tenga en cuenta las limitaciones en el suministro de energía y agua. Envíe una muestra de agua a un laboratorio calificado para evaluar el riesgo de formación de obstrucciones en los emisores. Si hay problemas con la calidad del agua, estos pueden limitar la utilidad del sistema y aumentar su costo. Los filtros deben tener capacidad para casos extremos.